Cuatro edades del Profesionalismo y del Aprendizaje Profesional.

Hargreaves, A. (1996). Chile. Seminario.

Resumen

En la edad del pre-profesionalismo, la enseñanza se visualizaba como una actividad demandante en lo que a destrezas de manejo del aula se refiere, pero técnicamente sencilla con principios y parámetros considerados como de sentido común que no se ponían en cuestión: uno aprendía a ser profesor a través del aprendizaje práctico y progresaba en su profesión mediante el método de ensayo y error. El “buen” maestro era el “verdadero maestro” que “se entregaba a su oficio”, demostraba lealtad y recibía una satisfacción personal al servir “sin trepidar en el costo”. En esta edad, los maestros eran prácticamente aficionados: todo lo que se les pedía era que “aplicaran las
directrices provenientes de sus superiores con más experiencia“ (Murray, 1992: 495).

  • 12Descargas
  • 153Veces visto